Lic. Marina Hidde

LAS TERAPIAS DE TERCERA OLA O TERAPIAS DE TERCERA GENERACIÓN

El término Terapia Cognitiva Conductual (TCC) identifica una familia de intervenciones que son ampliamente reconocidas como el conjunto de tratamientos psicológicos con el soporte empírico más sólido, dentro de la Terapia Basada en la Evidencia (TBE). La TCC ha atravesado distintas eras, generaciones, u olas (Hayes y Hofmann, 2017).

Las “terapias de tercera ola” o “terapias de tercera generación” refieren a un grupo de terapias conductuales que comparten una aproximación común al sufrimiento humano y el uso de determinadas intervenciones y procedimientos. Esta denominación fue creada por Steven Hayes, uno de sus principales representantes. Durante los últimos años este grupo de psicoterapias también ha comenzado a denominarse como “terapias contextuales cognitivo- conductuales”. La tercera ola en psicoterapias hace referencia entonces a una expansión de dos movimientos previos en los desarrollos terapéuticos conductuales del siglo XX.

La primera generación de esta tradición fue la terapia conductual: la aplicación de principios de aprendizaje a métodos bien evaluados diseñados para cambiar la conducta manifiesta. Estas metodologías se aplicaron en los ámbitos del trabajo con niños, personas con trastornos del desarrollo y en problemas clínicos directamente vinculados al condicionamiento directo, tales como fobias específicas. La dificultad de los primeros modelos conductuales residió en que las conductas internas ocuparon un lugar secundario frente a las conductas observables. Para finales de 1970 con el surgimiento de los modelos cognitivos arribó la segunda ola, la era de la TCC clásica. Esta generación de métodos y conceptos se enfocan en el papel de los patrones de pensamiento desadaptativos sobre la emoción y la conducta, y el uso de métodos para detectar y cambiar tales patrones. La suposición central detrás de estos modelos es la idea de que las respuestas conductuales y emocionales están fuertemente influidas por las cogniciones y la percepción de los eventos. Por lo tanto el medio privilegiado para lograr el cambio conductual consiste en la modificación de las cogniciones y percepciones mediante el empleo de una variedad de técnicas diseñadas para modificar las creencias disfuncionales y el procesamiento erróneo de la información que es característico de cada trastorno.

El arribo de la “tercera ola” de TCC fue declarada hace 15 años dando lugar a un cambio en los supuestos orientadores dentro de TCC, surgiendo un conjunto de nuevos abordajes conductuales y cognitivos. Estos abordajes están basados en conceptos contextuales enfocados más en la relación de la persona con los pensamientos y emociones que en su contenido. Los métodos de tercera ola enfatizan temas tales como mindfulness, emociones, aceptación, la relación, valores, metas, y meta-cogniciones (Hayes y Hofmann, 2017).

Una característica común que unifica a los modelos de terapias de tercera ola es que el foco no reside en cambiar el contenido de las experiencias internas (pensamientos, emociones, sensaciones, etc.) sino en modificar su efecto o función, a través de modificar el contexto en el cual suceden (Hayes et al., 2014; Luciano et al., 2004). También se enfocan en construir conjuntos de habilidades que pueden ser utilizados en diversas situaciones: lidiar de manera distinta con los pensamientos, regular las emociones, ejercitar flexibilidad en la atención, etc. Este tipo de terapias se aleja del abordaje sindrómico y de la eliminación de síntomas, reemplazándolo por abordajes que fomentan nuevos aprendizajes, nuevas habilidades potencialmente aplicables a todo tipo de situaciones. Estos modelos generalmente demandan al terapeuta explorar los mismos principios que se van a trabajar con el paciente (Hayes et al., 2014).

Las variables de interés consideradas en las terapias contextuales (o terapias de tercera ola) remiten a procesos relacionados directamente con la aceptación psicológica, el compromiso, los valores, la espiritualidad y la trascendencia, el estar en contacto con el momento presente y la compasión. Por este motivo puede decirse que las nuevas terapias de conducta están abarcando variables y tópicos que tradicionalmente han sido propias de aproximaciones de corte más humanista-existencial (Wilson y Luciano, 2002). Los métodos de intervención y técnicas que utilizan las terapias de tercera generación son más experienciales -en el sentido de vivir en uno mismo- que didácticas o directas, como en el caso de las terapias de la primera y segunda generación.

Las terapias que se incluyen dentro de los abordajes de tercera ola son: ACT: Acceptance and Commitment Therapy – Terapia de aceptación y compromiso DBT: Dialectical Behavioral Therapy – Terapia dialéctico conductual MBSR: Mindfulness-based Stress Reduction – Reducción del estrés basada en mindfulness MBCT: Mindfulness-based cognitive therapy – Terapia cognitiva basada en mindfulness MBRP: Mindfulness-based Relapse Prevention – Prevención de recaídas basada en mindfulness MCT: Metacognitive therapy – Terapia Metacognitiva BA: Behavioral Activation –Activación Conductual MI: Motivational Interviewing – Entrevista motivacional IBCT: Integrative Behavioral Couples Therapy – Terapia conductual integrativa de pareja FAP: Functional Analytic psychotherapy – Psicoterapia analítico funcional

Los conceptos y métodos centrales a las intervenciones de tercera ola abarcan métodos de mindfulness; procedimientos basados en aceptación; decentramiento; defusión cognitiva; valores; y procesos de flexibilidad psicológica. Los mismos son ahora parte permanente de la tradición TCC y de la Terapia Basada en la Evidencia (TBE), en gran parte debido a que la evidencia sugiere que son procesos útiles. Estos nuevos conceptos y métodos ahora coexisten con otros conceptos y métodos previamente establecidos, y la dialéctica entre antiguos y nuevos sirve como un impulso útil para la investigación teórica y tecnológica (Hayes y Hofmann, 2017). “A medida que el enfoque puramente sindrómico se debilita y el enfoque basado en procesos se fortalece, la prosperidad psicológica humana y el crecimiento de personas completas, y no meramente la psicopatología, se está volviendo cada vez más central. La salud conductual y mental es en última instancia sobre la salud, no sólo la ausencia de trastornos” (Hayes y Hofmann, 2017).

Los modelos de abordaje de las terapias contextuales ofrecen perspectivas distintas sobre el sufrimiento humano y sobre la manera de alcanzar una vida con sentido.

Referencias

Hayes, S. C. & Hofmann, S. G. (2017). The third wave of cognitive behavioral therapy and the rise of process-based care. World Psychiatry, 16, 245-246.

Hayes, S.C., Strosahl, K.D. y Wilson, K.G. (2014). Terapia de aceptación y Compromiso: Proceso y práctica del cambio consciente (Mindfulness). Bilbao: Desclée De Brower

Solicitá tu turno

Caamaño 1103. Via Pilar.  

Locales 43 y 44

0230 4300105

Consultorios Via Pilar.  

Caamaño 1103.  Via Pilar.  

Locales 43 y 44.

Villa Rosa, Buenos Aires, Argentina.

Mail: info@cmviapilar.com

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco