Solicitá tu turno

Caamaño 1103. Via Pilar.  

Locales 43 y 44

+54 9 11 2466 1879

0230 4300105

Dra. M. Valeria Gimenez

PREVENCIÓN DEL CANCER DE MAMA

El cáncer de mama es el cáncer más común en mujeres. En Argentina, se diagnostican más de 19.000 casos nuevos por año.

Aunque no se sabe qué es lo que causa el cáncer de mama se reconocen algunos fac- tores que aumentan el riesgo de enfermar. Es decir, no hay única causa que la provoque sino que es producto de diferentes factores de riesgo y de estilos de vida, así como tam- bién de una carga genética que predispone a la mujer a enfermar o no. Factores que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama: “Comer pollo aumenta el riesgo de tener cáncer de mama.” Existe la falsa creencia de que a los pollos se les inyectan hormonas para que logren un mayor crecimiento en menor tiempo. El crecimiento rápido de los pollos de engorde se da a través del mejoramiento genético pero de ningún modo cuentan con alguna sobrecarga hormonal. Cáncer de mama y herencia familiar La gran mayoría de los casos de cáncer de mama son esporádicos, es decir, se dan en mujeres sin antecedentes familiares ni riesgo aumentado de tener la enfermedad. Sin embargo, un 5-10% de los casos es produ- cido por mutaciones heredadas que se transmiten de padres a hijos y de generación en generación, originando los llamados síndromes de cáncer hereditario. Existen dos genes, llamados BRCA1 y BRCA2, cuyas mutaciones confieren un riesgo aumentado de tener cáncer de mama y ovario en edades especialmente jóvenes. Si una mujer posee una mutación heredada significa que es más susceptible de desarrollar cáncer de mama. No obstante, no quiere decir que necesariamente vaya a enfermar. Muchas personas poseen mutaciones pero no desarrollan la enfermedad.

La Mamografía

La mamografía consiste en realizar una radiografía de las mamas. Con este estudio es posible detectar el cáncer de mama en su fase temprana cuando todavía no presenta síntomas, es decir, la lesión no es palpable. De este modo, es posible recurrir a mejores posibilidades de cura, con tratamientos menos agresivos que los que se realizan cuando el cáncer está más avanzado. El cáncer de mama tiene mayor incidencia a partir de los 50 años por eso se recomienda que todas las mujeres a partir de esa edad se realicen un estudio mamográfico cada dos años junto a un examen físico anual de las mamas por parte de un profesional de la salud. Eso no quiere decir que mujeres más jóvenes no deban realizarse mamografías. La decisión debe ser personalizada y de acuerdo a los antecedentes familiares de la enfermedad y factores de riesgo de cada mujer.

Ecografía y Resonancia Magnética

Además de la mamografía, hay otros métodos de diagnóstico por imágenes, como la ecografía, la cual se usa en forma complementaria al estudio mamográfico, y la resonancia magnética que se emplea básicamente en mujeres con fuertes antecedentes familiares y mutaciones genéticas.

Biopsia

Ante la presencia de un nódulo, el médico puede realizar una biopsia, que consiste en la extracción (por medio de una aguja o bisturí) de una pequeña porción de tejido de la mama a fin de ver si se presentan células cancerosas y en tal caso, definir el tipo de cáncer presente. Las biopsias pueden ser obtenidas mediante cirugías en quirófano donde se extrae toda la lesión o parte de ella. También pueden realizarse punciones con agujas a través de la piel.

Tratamiento

Las mujeres con diagnóstico de cáncer de mama tienen diversas opciones para tratar la en- fermedad. La terapia elegida dependerá de cada mujer en particular, su estado de salud, el tipo de tumor y otras cuestiones que el médico evalúa. Las opciones son: cirugía, radioterapia, hormonoterapia, quimioterapia y terapia molecular. La mayoría de las mujeres con cán- cer de mama requieren el empleo de una estrategia terapéutica con varias de estas opciones. La cirugía y la radioterapia son tipos de tratamiento local del cáncer de mama es decir, se elimina o destruye el tumor en la mama y/o los ganglios. En cambio, la hormonotera- pia, la quimioterapia y la terapia molecular son tratamientos sistémicos lo que significa que la enfermedad se combate a en todo el cuerpo, a través de la sangre.

Consultorios Via Pilar.  

Caamaño 1103.  Via Pilar.  

Locales 43 y 44.

Villa Rosa, Buenos Aires, Argentina.

Mail: info@cmviapilar.com

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco